lunes, 15 de julio de 2013

14/07/2013 Ayer Poisson, hoy Madrid

Querido diario:
Ayer al final no escribí nada, pero no os preocupéis, os resumiré lo más importante, que se basa simple y llanamente en una cosa: lo que sucedió con el capullo de la flor. Al final de árbol parlante nada, salió algo muchísimo mejor, grandiosamente mejor, infinitamente mejor. El capullo explotó en mil pedazos, llenándolo todo de arco iris y unicornios voladores. Esto... no, no fue así. El capullo simplemente se abrió esa mañana, pero lo asombroso está en que dentro había una mini figura humanoide acurrucada. Entonces abrió unas suaves alas avioletadas y supe que debería de ser un sueño un hada. Se despertó y me contó, con una dulce vocecilla, que había sido asignada para protegerme. Yo todo esto no sabía como aceptarlo, era imposible creerlo. Si hubiese salido un dragón vale pero, ¿un hada? Pues ahí estaba, Poisson el hada del veneno, dispuesta a utilizar su poder si era necesario.
En el día de hoy, aun flipándolo totalmente, me he ido todo el día a Madrid, con Poisson revoloteando a mi alrededor que, según me dijo, los demás mortales no pueden ni verla ni oirla.
Casi perdemos el tren ya que el chico de la taquilla había decidido ponerse a hablar por ahí, con toda la tranquilidad del mundo. Como no es domingo y los trenes pasan cada media hora... ¬¬ Y nos ves a la amiga con la que iba esperando en la taquilla y yo con cara de matar a alguien al oír como llegaba el tren. Poisson casi sale disparada a envenenar con su peor veneno al de la taquilla, pero he conseguido detenerla.
Ya en Madrid hemos dado una vuelta por el rastro, un lugar lleno de recuerdos y sucesos perdidos de la memoria, un lugar para revivir sueños ya olvidados, pero sobre todo un lugar plagado de risas embotelladas y de conversaciones sobre el mañana. Allí me he comprado mis primeros pantalones hippies. Me han dicho que son muy cómodos para montar encima de dragones, a ver si es verdad.
Después de dar una gran vuelta, mirar libros y pelis y todo lo mirable en los alrededores, apuntar las cosas que veíamos al espiaros y percatarnos de que nuestro arte abstracto en el McDonalds quedaba justamente como queríamos, hemos ido a ver un pequeño concierto de flamenco. A mi no es que me guste este tipo de música verdaderamente, pero cantaba un amigo de mi amiga y dije ¿por qué no? Para ser sincero ha estado bastante bien, un local lleno de marionetas de otros paises con un decorado bastante chulo. Además el concierto lo hemos visto recostados en unas esterillas que han puesto en un suelo de césped artificial, que por cierto he intentado arrancar, acto reflejo que me sucede cada vez que me siento en el césped. ¿A vosotros no os pasa? ¿No teneis conversaciones arrancando briznas de hierva?
Por lo demás Poisson ha bailado un montón en el concierto y me ha dicho que le gusto como amo, qué mona.
Ha sido un día guay, de esos que hay que repetir siempre que se pueda.
Recomendación: videojuego The Walking Dead.
Kai.

sábado, 13 de julio de 2013

12/07/2013 Germina la semilla

Querido diario:
¡No me lo puedo creer! La semilla a germinado y a crecido un pequeño capullo violeta, así de un día para otro, y sin utilizar magia ni nada, o al menos no directamente.
Como podréis observar estoy escribiendo al día siguiente, pero es que me ocurrió algo tan asombroso que no podía parar de pensar en ello. ¡El gato del parque no quiso dirigirme la palabra! Debe ser que leyó la entrada del otro día y se enfadó.
Por lo demás fue un día normal. Me vestí de ángel guardián pensando: a ver si le gusta a la chica de la autoescuela, pero no vino... Ya solo la veré un día más, al menos en principio, porque me voy a presentar ya al examen. ¡Yo puedo conseguirlo, estoy super preparado! Aprobar el examen porque lo que es conseguir conocer a esta chica... La única oportunidad existente está perdida en medio de un desierto azul de neptuno (si es que los tiene) acompañada de un reloj que perdí hace tiempo. ¿Vosotros os podéis creer que me bañase en un río, dejando el reloj sobre mi camiseta y que al salir solo recogiese la camiseta? Adiós reloj, siempre te recordaré. Que ahora mismo tenga otro de "Pesadilla antes de Navidad" y que pase muy buenos momentos con él no significa nada, en ningún momento quiere decir que nunca más pensaré en ti. Seguro que ahora vives feliz correteando por la hierba.
Por la tarde salí con un amigo y conversamos sobre las cosas que veo cuando os vigilo, aparte de compartir nuestra fruta en el nuevo Animal Crossing. Últimamente toda persona que me cruzo con la 3DS juega a dicho juego, nos ha absorbido por completo. Hombre, si te paras a pensarlo es una vida más divertida que la nuestra, ¡los muebles son hojas! Deberían patentarlo. No necesitaríamos del ingenio de un ingeniero para montar un armario, se construiría solo al dejar la hojita sobre el suelo de tu casa.
Ya por la noche vi una lechuza revolotear por el parque, de estas super blancas, como la de los magos de Hogwarts, colegio al que todavía estoy esperando que me inviten a estudiar ¬¬ Si lo de utilizar magia lo llevo en la sangre.
Antes de dormirme decidí colocar el capullo violeta junto a la ventana y mientras cerraba los ojos la luna brilló sobre los pétalos de forma marabillosa, pero Morfeo se adueñó de mi y no pude ver lo que terminó pasando...
Antes de acabar he decidido recomendaros algo cada día, porque sé que esperais mi diario impacientes y así se os hace la espera más llevadera.
Recomendación: anime Gatchaman Crowds
Kai.

jueves, 11 de julio de 2013

11/07/2013 Presentación

Querido diario:
Hoy precisamente, un día cualquiera de verano, he decidido desahogarme escribiendo este diario. Lo más probable es que contenga más imaginación que realidad, pero eso es algo que debes decidir tú. Sí, tú mi querido lector, esa persona que ha decidido aventurarse en los entresijos de mi vida. Aunque pensándolo bien, ¿quién querría leer estas líneas sin sentido? ¿Quién va a perder el tiempo cliqueando en un enlace perdido en la nube de internet, escondido entre spam y anuncios?
Bueno voy a parar de ser tan pesimista, esto debería ser un momento felíz, lleno de colorines y purpurina. Por fin empiezo este proyecto que se me ocurrió hace tiempo, mi diario. Estoy seguro de que muchos de vosotros me recordareis por historias como "Corazón de Plata" y demás relatos varios de mi famosísimo blog Literatura de Kai. Vale, ni es famoso ni mis historias conocidas pero, ¿a qué estás esperando? Entra en ese blog y demuestra que sabes apreciar la buena escritura... Sino un sincorazón deborará el corazón de la primera persona que ahora mismo se te pase por la cabeza, ¡¡no debes permitirlo!!
Vale, vale, pasemos a lo que importa, a la chicha y el salchichón, sé que todos estais deseando leer mis, como poco, curiosas idas y venidas a lo largo de este camino de mi vida (verdaderamente serán las idas y venidas por esa calle que pilla detrás de tu casa, pero nadie más debe saber que te estoy vigilando...)
Hace varios días, más bien semanas, que he empezado a ir a la autoescuela, porque como me encanta estudiar he dicho: en verano también estudiando, ahí hincando codos a cada momento. Que va, como todos los conductores sabréis, no es algo que suponga mucha dificultad. Sin embargo, ir todos los días, despertarse pronto, etc. sería un coñazo si no llega a ser porque hace poco apareció una chica. Una chica mona y sonriente que hace que las clases sean más entretenidas. Pero claro, luego estoy yo y mi vergüenza, siempre de la mano, inseparables, y no se me ocurre como empezar una conversación, ni siquiera una de esas supérfluas tipo: "Qué calor hace ultimamente, ¿no?" o "Oye que tal llevas los test, yo creo que en poco me presento", nada de nada. Pero también hay que ponerse en situación, no puedo hablarla en medio de la clase y tampoco creo que sea una gran idea ponerme a hablar cuando todos se están concentrando en una de esas preguntas trampa que tienes que leer cincuenta veces. Pero bueno, tampoco hay que preocuparse, siempre puedo parecer un acosador e intentar agregarla a cualquiera de estas redes sociales que ya todos utilizamos... :D Si consigo algún avance tened por seguro que lo iré contando.
Luego, por la tarde, aun con esta chica en mente (como siempre ultimamente) me ha dado tal venazo que casi me ha dolido. Latigazo de querer hacer algo en toda la cara, que no en el estómago, que está más lejos del cerebro. ¿Y qué es lo que se me ha pasado por la cabeza? Buscar tiendas o similares (cubos de basura incluidos) donde encontrar buenas películas a buen precio. ¡Quiero pelis! Ya está, ya lo he dicho, he tenido que confesarlo. Y dado que el gato del parque no me ha recomendado películas muy buenas, dejo en el aire la idea de que anotéis en algún sitio las películas que más os gusten para que pueda verlas. Las veré con palomitas, lo prometo.
Por último comentar que debajo de la sombra de una nube he encontrado una especie de semilla morada y he decidido plantarla. Con suerte es uno de esos árboles parlantes que tanto anuncian y os cuento alguna de sus historias el próximo día.
Kai.